Mesa Franca

Este año a mi parecer, no ha sido uno muy exitoso para Bogotá, gastronómicamente hablando. Muchos “Grandes” restaurantes han inaugurado, remodelado, se han trasteado pero muy pocos realmente han marcado la diferencia. Cuando ya comenzaba a perder todo tipo de esperanzas llega “Mesa Franca” al rescate, el gran broche de oro para el 2016.

Su Chef y propietario Iván Cadena demuestra plato tras plato sus años de experiencia tras los fogones que ha compartido con monstruos como Virgilio Martínez de Central (Restaurante #1 por segundo año consecutivo de los Latín America’s 50 Best”. El nombre Mesa Franca no puede ser mas acertado para el tipo de cocina que este joven y talentoso cocinero esta elaborando, pues eso es exactamente lo que arriba a la mesa de cada comensal, algo franco, sencillo, de mucho sabor, balanceado y lo mas importante, que llega al corazón.

Tan solo a concurrido un mes y medio de su apertura y ya toca hacer fila para poder sentarse en el descomplicado comedor. Del menú tengo poca recordación, ya que me deje llevar a ciegas por las sugerencias del Chef, de lo cual no me arrepiento ni un poco. A continuación tratare de describir en pocas palabras plato tras plato en el mismo orden como fueron llegando a la mesa:

Los Buñuelos de Yuca que de buñuelos solo tienen la forma, vienen por tres, están rellenos de trucha ahumada y llegan acompañados de verdadero suero costeño (espeso) y un ají de panela que te hace salivar. Son mas bien una carimañola redonda muy bien ejecutada. Nada mas bueno para refrescar el paladar que una deliciosa ensalada donde el protagonista sea la frescura del producto, este es el caso del segundo plato, cogollos servidos sobre un plato helado acompañados de queso feta, nueces, vinagreta de albahaca y limón, y trocitos de melón encurtido.

La llamada Panza de Cerdo es todo un manjar, los finos cortes de carne reposan sobre una especie de crema de ají de maní y peras caramelizadas que me hicieron recordar mucho a la textura y sabor de un buen Humus. El toque cítrico con el que llegan bañadas las hojas verdes que coronan el plato ayuda a resaltar todos los sabores del mismo.  Con respecto al pan de “Suculenta” que acompaña a la mesa este platillo, espero dedicarle todo un articulo a este gran panadero el cual cada día me sorprende mas.

El Encocado de camarón y arroz crocante es sin duda alguna un plato divertido. El juego de texturas es perfecto para los amantes del Cucayo (Arroz que queda pegado al fondo de la olla), el cual por mas que flota sobre un delicioso caldo de cangrejo y coco, jamás pierde su firme textura de arroz inflado.

Ya todos conocen mi opinión acerca del pulpo, estoy mamado de verlo en todas las cartas de esta ciudad. Desde un chiringuito hasta el restaurante mas sofisticado lo ofrece. Debo admitir que estaba muy rico aunque ya tengo pesadillas con este octópodo. El plato es colorido y se nota que a este pulpo le metieron tremendo susto, porque suave y jugoso estaba.  Viene con un chimichurri de remolacha y alverja amarilla, y yuca en dos texturas de las cuales una es una especie de alioli alucinante.

Por mas raro que parezca, resulta ser que las mollejas y el calamar son mejores amigos. Así  lo demuestran las delicadas mollejas de ternera acompañadas de un picadillo de calamar pota y alioli de panceta ahumada y mostaza. Por ultimo pero aun con ganas de comer mas llego el conejo y arroz. Cuando comas este plato vas a entender porque el nombre lleva ese orden. Un verdadero arroz caldoso de casería, donde la proteína se hace sentir y trae recuerdos de montaña y chimenea.

El postre es de las cosas mas raras que he probado como un ultimo recuerdo, se trata de una Panna Cotta de Stracciatella con dulce de papayuela, moras y crumble de cereales.  Trata de imaginar una Burrata cremosa pero seca a la vez. La verdad no soy capas de explicarlo pero si de recomendarlo.

Carrera 6 # 55-09


Ronald Schneider

Ronald Schneider escribe sobre el buen vivir. Síguelo y tendras datos de los mejores restaurantes, platos y vinos dia tras dia.

Artículos Relacionados

Añadir nuevo comentario