Café Bar Universal

De lo que va de año, esta ha sido probablemente la mejor experiencia gastronómica que he tenido. Un lugar muy lindo, descomplicado y con una excelente cocina. El menú varia casi que a diario y cada plato refleja la experiencia del Chef a cargo.  La fachada del lugar no dice mucho, mas bien es parte del juego, no es si no hasta la tercera vez que pasas por el frente que te animas a entrar. Una vez atraviesas la puerta todo hace sentido, una iluminada sala durante el dia, con mucho verde natural, una clientela variada y una carta de comida que llega impresa en papel.

La magia comienza con el pan, este es horneado en casa y es probablemente de los mejores que he comido en Bogota. Como dirían las mamas de uno ¡No te llenes con el pan! Porque lo que viene es bueno. Nuestro viaje de sabores comenzó con un pulpo a la gallega, el cual yo llamaría “a su manera” ya que es bastante diferente al tradicional. La papa viene en textura de puré y la temperatura del plato es mas baja que la acostumbrada. La textura y sabores son excelentes. Otra de las entradas que ordenamos fue la cazuela de txistorra y sobrasada. Si no estas muy familiarizado con ninguno de estos productos te explico rápidamente, la txistorra va a ser lo mas parecido a llegar al cielo que vas a estar, son delgados “Chorizos” españoles adobados con pimentón de la vera. Todo con txistorra sabe mejor, mucho mejor. Y la Sobrasada, una especie de pate de chorizo y pimentón, solo imagínate untar el pan del cual ya hablamos con esa crema y coronarlo con una chistorra. De solo pensarlo me erizo!

De pequeño comí mucho un plato italiano llamado Vitello Tonnato, una especie de carpaccio de ternera con salsa de atún. Aquí reviví esa experiencia pero repotenciada, la adición de alcachofa hace de este clásico un “Must” en la mesa.  

La pesca del dia estaba bien, aunque no fue mi favorito, considero que es una buena opción para los creyentes en comer pescado a 2.600 mt sobre el nivel del mar. Además, que tan bueno puede ser un pescado si llega al tiempo con un plato como cachetes de res confitados con zanahorias, cebollas y pure de papa, es lo que políticamente se denominaría competencia desleal.  Los cachetes o carrilleras no son nada nuevo para mi, en realidad me parece una de las mejores partes del cerdo, lo que si fue una novedad fue probar los de res. Son enormes, carnudos y muy colagenosos, al punto que si no los compartes se puede volver un poco empalagoso. 

Por último un poco mas de cerdo, esta vez una pancetta de cerdo con apio, cebolla larga y manzanas. Como ven los vegetales son un complemento importante en la propuesta del chef, y la verdad es que cuando estos son tan frescos son un verdadero placer comerlos, tanto así que las proteínas pasan a ser la guarnición en vez del protagonista.

Espero volver muchas veces a ver con que nuevos sabores me sorprenden. Café Bar Universal, un muy recomendado para este 2017. 

 

Calle 65 # 4a-76


Ronald Schneider

Ronald Schneider escribe sobre el buen vivir. Síguelo y tendras datos de los mejores restaurantes, platos y vinos dia tras dia.

Artículos Relacionados

Añadir nuevo comentario