Tiene Huevos

Como siempre mi compadre no deja de sorprenderme. No me cansaré de decir que la mejor comida italiana de Bogotá se come en su restaurante La Divina Comedia y esta vez abre una nueva sede con una interesante carta de huevos para el desayuno.

Escondida para el transeúnte de a pie pero ubicada estratégicamente en la nueva torre Conecta vía al aeropuerto, todo aquel que tenga que hacer una vuelta por las oficinas de la Embajada de los Estados Unidos debería llegar media hora antes para disfrutar de un delicioso desayuno al mejor estilo italiano.

La decoración de la nueva Divina Comedia es una mezcla entre la Trattoria y la Pizzería ubicadas en la G. La carta de almuerzo no se diferencia mucho de lo que ofrece la Trattoria, la verdadera novedad está en la extensa oferta de huevos que ofrece para el desayuno, ¡y qué huevos!

Si no me equivoco son más de ocho diferentes preparaciones, una más compleja y divertida que la otra. Yo pude probar cuatro, ni una más ni una menos.

Cualquiera que ordenes viene acompañada de una cesta de distintos tipos de pan, todos hechos en casa, mermelada casera y mantequilla.

La carta se divide en dos:

. I Bianchi

. Con Pomodoro

El Parma es el más vendido, se trata de huevos Poché sobre un pan rustico con tres texturas de Prosciutto bañados en salsa cremosa de Parmesano.  La verdad es que estaban muy ricos pero yo no soy mucho de huevos pochados, por lo tanto para mí los campeones fueron los Torino.

Estos son dos huevos tibios apanados sobre un pan casero y salsa de mozzarella con mix de setas y aceite de trufa.  Realmente muy bien logrados, crujientes por fuera y explosivos por dentro. La combinación de sabores y texturas es sencillamente genial.

Así que si vas camino al aeropuerto y te sobra algo de tiempo, la Divina Comedia de la 26 es una parada obligatoria.

Dirección: Cll 26 # 92 - 32


Ronald Schneider

Ronald Schneider escribe sobre el buen vivir. Síguelo y tendras datos de los mejores restaurantes, platos y vinos dia tras dia.

Artículos Relacionados

Añadir nuevo comentario