M Cocina Árabe

Es muy osado de mi parte decir a estas alturas del año que M es probablemente de los mejores restaurantes que el 2016 va a dejar en Bogotá, pero hasta el momento es probablemente el que más me ha impresionado, desde su decoración hasta la propuesta gastronómica es excepcional.

Pocas cosas me pueden gustar más que compartir una mesa repleta de comida árabe entre amigos, y es que esa es la única forma de disfrutar de este tipo de comida y cultura. El compartir y ser generoso es una gran parte de sus costumbres, por lo tanto, procura estar en un grupo de al menos 6 personas cuando de ir a comer árabe se trata, de lo contrario solo podrás probar un par de platos antes de quedar full.

Tres semanas han transcurrido desde la apertura de M y el lugar ya está operando a toda máquina.  El tiempo de cocina es perfecto al igual que el servicio.  La cocina es manejada y desarrollada por la hermana de la reconocida chef Leonor Espinosa y es ella -La Sra. M- quien le da la magia a este restaurante.  Armada con las mejores recetas que aprendió de su suegra, logra elevar la gastronomía del Medio Oriente a otro nivel.  Y es que no se trata de refinar los platos, si no de utilizar los mejores ingredientes posibles, los cuales se hacen sentir bocado tras bocado.

Por no cumplir mi propia regla de ser más de 6 quienes vayan a comer, no logre probar sino 5 platos, pero uno era mejor que el otro.  Todo comenzó con los Kibbes fritos, que por recomendación de la columna de Sancho del domingo en El Tiempo, fue que llegué a este tesoro.  Son los Kibbes más delicados que he probado, a diferencia del resto del mercado que suelen tener una capa gruesa de trigo entre la fritura y la carne, estos son extremadamente delgados, al punto de parecer una galleta crujiente.  Después de conversar un rato con la Sra. M aprendí que esto se debe al proceso de remojar el trigo por largas horas antes de llevarlo al molino.

El Kibbe crudo es otra de las especialidades de la casa y está realmente delicioso, pero el Hummus de garbanzo y lomo picado a cuchillo que llegó al tiempo, se llevó cualquier tipo de protagonismo que este pudiese tener.  Todo el Hummus es procesado diariamente y la frescura se hace sentir.  Mientras esperábamos las hojitas de parra rellenas de carne molida y las de repollo, llegaron unas aceitunas como para no perder el ritmo.  Los tabaquitos no se quedaron atrás del resto de los platos y la acidez de las hojas de parra fueron como un respiro refrescante entre tanta comida.

Por último, ordenamos un arroz con pollo y almendras que no puede faltar en cualquier visita a un restaurante árabe y el que me pareció el mejor plato de todos: las berenjenas rellenas.  El arroz viene formado en bloque y por supuesto es enorme; lo que más me gustó de este, es la adición de canela que se impone en todo el paladar.  El imponente lingote es el acompañante perfecto para las berenjenas, las cuales vienen rellenas de carne y bañadas en una salsa de tomate y pimientos dulce, ideal para bañar el arroz.

Y haciendo memoria acabo de recordar los Falafel, cómo olvidarlos. Vienen acompañados de pan pita, hummus, rábano, pepino, cebolla, tomate picadito y tabule. ¡Un plato muy correcto y de mucho sabor!

Dirección: Cra 7 # 67 – 39 Edificio OXO 69

Teléfono: 751 8394


Ronald Schneider

Ronald Schneider escribe sobre el buen vivir. Síguelo y tendras datos de los mejores restaurantes, platos y vinos dia tras dia.

Artículos Relacionados

Añadir nuevo comentario