Bar 8yCuarto

Un poco de autopublicidad no le hace daño a nadie y es por eso que los invito a conocer mi último proyecto llamado 8yCuarto.

Junto con el Chef Pedro Escobar (Nueve) decidimos emprender una nueva aventura y montar una diminuta barra de 8 puestos en toda la entrada del restaurante Nueve.

El concepto lo tuvimos claro desde el primer día: hacer nuestro mejor esfuerzo para replicar una barra de la época de la Prohibición.  Esta oscura pero creativa era tuvo lugar entre los años 1917 y 1933 en Estados Unidos.  Para algunos, significó la muerte lenta de los cocteles, a mi parecer fue el renacer de ellos.  Debido a la escasez de bebidas espirituosas y la mala calidad de las mismas, losbartender debían mezclarlas a menudo para mejorar su sabor y poder ofrecer algo medio decente. 

Los “Speakeasy” vivían una doble vida, escondidos detrás de fachadas de farmacias, tiendas, tenderos y cualquier otro negocio que te puedas imaginar. El conocer a la gente correcta que te indicara el acceso a la puerta escondida que, una vez abierta, te llevaba a otra dimensión.  Un mundo de excesos, cigarros, malos tragos, mujeres y jazz, mucho jazz.

En la coctelería existe todo un estilo inspirado en las preparaciones de la Prohibición. Es importante entender que no es lo mismo un clásico que un vintage; este último se refiere a un coctel antiguo, mientras que un clásico es aquel que sobrevivió con el tiempo y sigue y seguirá de moda por muchas décadas más.  Y es justamente ese nuestro tipo de cocteleria, ¡la clásica!

Utilizando técnicas antiguas y reviviendo sabores y sensaciones del siglo pasado paso las noches de mi vida. Ha sido toda una experiencia compartir con los clientes las historias y anécdotas de estas bebidas y debo admitir que la aceptación ha sido bastante buena.

De cierta forma es chistoso ver el miedo que las personas le tienen a la palabra coctel. De entrada la primera reacción es de rechazo rotundo, decisión soportada por el argumento de no querer nada dulce… ¿quién les hizo ese daño? Habrá sido “La Guaya”.

Una vez logro ganarme la confianza del cliente y explicarle que la época de Chamois ya pasó y que no hay nada de que temer, entienden que los cocteles no necesariamente son dulces, si no mas bien refrescante o estructurados. Y otra lección que aprenden rápidamente es que son como las tetas, uno es poco y tres son mucho.

Preparaciones como el Old Fashion, Manhattan, Vieux Carre, Sazerac, Last Word y Daiquiri son solo algunas de las joyitas de la carta, la cual cambia mensualmente para no aburrirlos y así poder conocer más acerca de este nuevo mundo para mi, uno del cual estoy locamente enamorado y agradecido de haberlo conocido. ¡El fabuloso mundo de la coteleria!

“Good Cocktails”

Dirección: Cll 70a # 10a -18


Ronald Schneider

Ronald Schneider escribe sobre el buen vivir. Síguelo y tendras datos de los mejores restaurantes, platos y vinos dia tras dia.

Artículos Relacionados

Añadir nuevo comentario