Figueira Rubaiyat

Todos los miércoles y sábados las churrasquerías de SP se llenan de paulistas y turistas que se reúnen a disfrutar de una tradición nacional de la que participan todas las clases sociales a lo largo y ancho del país.

Se trata de la Feijoada, sin duda el plato mas emblemático de la gastronomía Brasileña, con orígenes que se remontan a la época de la esclavitud, según las mas difundidas, aunque no sustentadas versiones. La noción común es que la tradición llego junto con los esclavos africanos, quienes hacían un cocido de las sobras y las menudencias que restaban de los festines de los patronos, junto con agua y caraotas negras; esto se servia con Farofa, que es una harina hecha con mandioca, que ya formaba parte de la tradición alimenticia de los esclavos; también se servia con naranjas para evitar el escorbuto en los esclavos, que no es mas que una deficiencia de vitamina C que afecta su salud y rendimiento.

Varios siglos mas tarde, todos los miércoles y sábados de mi vida deseo estar sentado en la terraza del restaurante FIGUEIRA RUBAIYAT para poder disfrutar de una tarde de sabores rústicos, caipirinhas, gente bella, buen servicio y un lugar simplemente bonito y bien hecho. Este restaurante es uno de los tantos del Grupo Rubaiyat, dirigido por Belarmino Iglesias, dueño entre otros de Cabaña Las Lilas en Puerto Madero, Buenos Aires. Este grupo surte sus restaurantes de su propia finca Rubaiyat ubicada en Mato Grosso do Sul, con sus carnes provenientes de ganado brangus, de jabalís y de baby pork, razas que desarrollaron conjuntamente con Las Lilas para asegurar la mejor calidad de carne en Brasil.

La Figueira se encuentra en mi barrio favorito de SP, Jardins; el sitio esta construido alrededor de una higuera de 130 anos haciendo de este lugar algo único. La terraza del restaurante esta adaptada para convivir con el árbol y hace inolvidable la experiencia de este contraste de naturaleza y sofisticación. Las mesas son vestidas con manteles blancos, servilletas de tela que fácilmente pueden servir de sabanas por su gran tamaño, meseros de traje blanco con la mejor etiqueta de servicio. 

El lugar cuenta con una de las mejores cavas de vinos de la ciudad, sin embargo, y a pesar de ser amante de los vinos, nada como acompañar la feijoada con una caipirinha hecha con una buena cachaca; en lo personal recomiendo ESPIRITO DE MINAS o NEGA FULO. 

Para comenzar disfruten de los chorizos y chicharrones que sirven en la mesa como cortesía, junto con un caldito de frijoles negros que conjuga todos los sabores de las carnes con las que fueron cocinados; no dejen de probar la variedad de panes que les servirán, sobre todo el PAO DE QUEIJO que es muy parecido a un pandebono pero con una textura diferente. Después de abrir el apetito no hay nada que inventar en cuanto a entradas, salten de la mesa y pasen a una de las enormes barras de auto servicio para armar su feijoada según su preferencia.

La feijoada es arroz blanco, frijoles negros, diferentes tipos de carnes de cerdo y res cocidas en los frijoles y algunas otras a la brasa, farofa ( harina de mandioca ), couve ( col silvestre o col verde ) y naranja picada. Recomiendo comenzar por el arroz, luego servir sobre este la cantidad de frijoles que deseen, de ahi van avanzando y leyendo los diferentes tipos de carne que hay sumergidos en enormes calderos de jugos de los frijoles ( pie de cerdo, lengua, chorizos, morcillas, oreja de cerdo, tocino, chuletas ), después pueden complementar con alguna carne a la parrilla, el baby jabalí, criado exclusivamente en su finca, el lechón crocante hecho en horno de barro, la carne seca de novillo; para que no todo sea carne pueden servir algunos bananitos apanados y yuquitas fritas; por ultimo agregan la farofa y el couve. 

Si les queda espacio para el postre, en la barra hay una buena variedad de dulces típicos, y de muy buenas tortas, la milhojas es especialmente buena; personalmente no alcanzo a comer nada mas que unas jugosas naranjas cortadas en rodajas, que dicen en Brasil que ayudan al proceso digestivo; y créanme que van a necesitar toda la ayuda que puedan conseguir!

No dejen de pasear por el barrio de jardins, así aprovechan de bajar la comida con buenas vitrinas de las tiendas mas exclusivas y hermosos caffes de calle.

¡Bom apetite en Buenos Aires!

 

POR: Julio Schneider

 


Ronald Schneider

Ronald Schneider escribe sobre el buen vivir. Síguelo y tendras datos de los mejores restaurantes, platos y vinos dia tras dia.

Artículos Relacionados

Añadir nuevo comentario